sábado, 20 de mayo de 2017

Reseña: "Contigo hasta el final: #KissMe4", de Elle Kennedy



Él cree en el amor a primera vista. A ella le va a costar un poco más...
Sabrina tiene un plan infalible para escapar de su pasado: graduarse, romper moldes en la facultad de Derecho y conseguir un trabajo bien pagado en una prestigiosa firma de abogados. Una noche de pasión (sorprendentemente tierna) es todo lo que puede darle a John Tucker, el rompecorazones que cree en el amor a primera vista.Pero, a veces, una noche es suficiente para cambiar tu vida. Cuando Tucker descubre que Sabrina se ha quedado embarazada, sabe que es el momento de demostrar lo que vale. Si quiere una familia con la chica de sus sueños, tendrá que convencerla de que estará a su lado... hasta el final.




¡Hola cuquinos!

He llevado unos cuantos días intentando leer este libro, pero siempre surgían cosas y lo he cogido en pequeños momentos. Por suerte, ayer pude dedicarle tiempo ¡y madre mía! Lo deboré casi entero. 

Tucker era el gran desconocido de la serie #Kissme. Bien por ser el último, o porque sus apariciones han sido muy lights en los anteriores libros, pero sin duda no esperaba que fuera así. Me ha sorprendido gratísimamente (si es que esa palabra existe realmente). El chaval es responsable como él solo, encima sabe cocinar, ENCIMA es guapísimo, encima es un caballero de los que ya no quedan... ¿sigo? Puff. Su madre lo enseñó muy, pero que muy bien. Es más, voy a explotar de lo perfecto que es.

Sabrina tiene un plan para salir de su vida, y es estudiar hasta la saciedad, entrar en Harvard y ser abogada. Le da igual todo lo demás, los chicos no son su prioridad, pero cuando conoce a John Tucker sus planes cambian. Mucho.

Parece mentira que este par de chicos responsables acaben perdiendo el control, pero lo hacen. Y ella se queda embarazada. El hecho de que esto no esté en los planes de cada uno no les hace decaer (al menos, no del todo). Tucker es un romántico de los pies a la cabeza, se ha prendado de Sabrina y no va a dejarla sola por mucho que ella se empeñe en no complicarle la vida...

Eres la única para mí.
Mi sol sale y se pone en tu sonrisa.
Mi corazón late porque el tuyo late.

¿Qué puedo decir? Elle Kennedy vuelve a dejarme encantada, como no podía ser de otra forma. Los que hayáis leído esta serie sabréis lo directa que es (sobre todo en las escenas de sexo, que sí, las tiene, y muy explícitas), su lenguaje es muy picante, pero sin dejar de lado los sentimientos más puros. La historia no decae, más bien se vuelve cada vez más interesante, y eso que la trama no es nada complicada.



Los capítulos me los he bebido en un chasqueo de dedos. La dinámica de un capítulo narrado por ella, otro por él sigue ahí. Me estoy acostumbrando a este tipo de narración, y la verdad es que me gusta, porque no vas a ciegas.

Ya os he dicho LO MUCHÍSIMO que me ha enamorado Tucker, ¿se puede ser más precioso? (por dentro y por fuera, conste). Ojalá todos fueran como él, con el deber por delante, la responsabilidad y la honestidad. Demuestra su madurez en todo momento pese a su juventud, y bueno, ¿a quién no le gusta eso?

Sabrina ha sido otra sorpresa. Estábamos acostumbrados a verla como la mala, de hecho, cuando supe que sería ella la prota junto con Tucker pensé "¿en serio? ¿Por qué?", pero me arrepiento de haberlo pensado. Su situación es bastante precaria. Vive con su abuela (más preocupada en las revistas de cotilleo que en el bienestar de su nieta) y con su padrastro, Ray, un desecho social que se dedica a beber como un cosaco y ver la televisión. Para pagar sus estudios tiene dos empleos, los cuales le chupan la energía hasta dejarla seca.

Por suerte, tiene a sus amigas, Carin y Hope, que la apoyan y la ayudan a cada paso que da.

Soy vulgar. Vivo con personas vulgares. Pertenezco a un sitio vulgar.
La pregunta es: ¿seré capaz de sacudirme el hedor de mi pasado para sentir que pertenezco a Harvard?

Haciendo un paréntesis con respecto a esto, Aqueron, personaje de los libros de Sherrilyn Kenyon (Cazadores oscuros, saga que TENÉIS QUE LEER) me enseñó que en todas las situaciones siempre hay varias versiones de la realidad, por lo que si Sabrina no nos gustaba era por lo antipática que parecía ser y por las cosas que Dean decía de ella. Todos le creímos, pero no nos paramos a pensar en por qué esta chica era así. Pues bien, en Contigo hasta el final entenderéis la razón por la que Sabrina es como es, y os aseguro que la entenderéis.

En fin, que a la pobre se la ha prejuzgado a saco y mira tú por donde, ha resultado ser un encanto de muchacha.

Esta novela es muy diferente a lo que Kennedy nos tiene acostumbrados. El pícame Pedro, pícame Juan de las parejas anteriores brilla por su ausencia, y no lo digo como algo negativo. La llegada del bebé, con lo que eso implica, hace que Tucker y Sabrina lleguen a un nivel en su relación muy superior al resto.

Creo que esta historia ha sido el broche de oro para el final de la serie. Han sido cuatro historias geniales, con cuatro parejas preciosas que seguro releeré en un futuro con mucho cariño.


Además, se me han puesto los pelos de punta al saber que habrá un spin off, ¡estoy deseando saber quiénes serán los protagonistas! Aunque me hago una idea... pero esperaré para ver si llevo razón o no.

En conclusión, si os gustan "los chicos que saben lo que hacen y las chicas que saben lo que quieren"... leed, no solo este libro, sino la serie entera.

¡Un besazo, cuquinos!

Ailina Shebelle

miércoles, 10 de mayo de 2017

Reseña: "La rueda del destino: un paso hacia el amor", de Scarlett van Veen




¿Y si de la fama y del glamour pasases a quedar postrada en una silla de ruedas y tu vida se volviese un infierno?

¿Te verías capaz de abrirte de nuevo al amor? ¿Le echarías huevos a la vida o te esconderías entre lamentos?

Tras un grave accidente, la vida de la joven Kyla Dunes da un giro de ciento ochenta grados de la noche a la mañana. A partir del fatídico día, el mundo que conoce y todo aquello por lo que tanto ha luchado se convierten en un mero espejismo, en una terrible pesadilla. Su día a día se torna más abrasador y agobiante  a cada segundo que pasa en Nueva York. 

Dispuesta a empezar de cero y a volver a respirar paz desaparece del mapa sin dejar rastro y busca un nuevo hogar. Sin embargo, su nuevo destino volverá a dejarla sin aliento.



Antes de nada, quiero agradecerle a la autora que contara conmigo para leer y reseñar su libro. El mundo de la autopublicación es como un mar embravecido en el que, si no remas correctamente, te hundes. Por eso, creo que es primordial que los blogs literarios les hagamos un hueco a esos autores que autopublian porque se curran el camino con sudor y mucho esfuerzo.

Cuando Scarlett van Veen me escribió para que reseñara una de sus obras no me ofreció esta novela, sino su último libro Rebel High. En el momento en que entré en su web y curioseé sus novelas, hubo una que llamó mi atención por encima del resto.

Está claro que las protagonistas discapacitadas no abundan en la literatura, por ello es que quise tirarme de lleno a la piscina, aparcar el libro que estaba leyendo y descubrir La rueda del destino.

La sinopsis describe muy bien el panorama que se nos presenta: Kyla, que quiere cambiar de aires después de una mala temporada, se instala en Oahu. Doreen es la encargada de encontrarle una vivienda en la que la escritora se sienta cómoda, pues al ir en silla de ruedas precisa ciertos detalles y comodidades.

Una vez instalada, esa misma noche, conocerá de una forma desafortunada a su vecino, Hunter Malone (un SEAL muy mujeriego que la traerá de cabeza) y a la novia de éste. Al ser de noche no logran verse, por lo que ni el militar ni la tipa que lo acompaña serán conscientes de la situación de Kyla.

El caso es que tras el rifirrafe, Hunter volverá a la mañana siguiente con su perro, Sam, para disculparse con ella y claro, cuando ve que es discapacitada... se siente fatal al haberla tratado tan mal.

 Ay... ¡qué cagada Hunter!

La química que tienen subirá como la espuma, y la atracción no tardará en llegar...

La historia es muy bonita y MUY romántica

Kyla es una mujer que ha tenido que acostumbrarse a una situación bastante complicada. Ha pasado de ser famosa y tener una vida de éxito en la televisión, a estar postrada en una silla de ruedas. Pese a ello, es muy fuerte, tiene un gran carácter y mucha determinación, lo cual me ha gustado, pues no es el típico personaje que llora por las esquinas compadeciéndose.

Hunter entra en acción de una forma un tanto explosiva. Da la impresión de que va a ser un estúpido de cuidado, pero luego resulta ser... azucarado. Muy azucarado (tal y como la protagonista lo describe). Es súper atento con ella y protector, no le importa el estado físico de su vecina, e irá enamorándose de ella conforme la conoce.

   -Lo que quiero decir es que... me gusta estar a tu lado, lo necesito. Cuando estoy contigo soy tan dichoso que no me importa lo más mínimo si tengo que cargarte en brazos mil veces para que tú también lo seas. Te amo... Solo te pido que me dejes ser parte de tu vida al completo. Quiero cuidar de ti.

La relación no tarda en llegar, de hecho a veces me daba la impresión de que las escenas iban muy rápidas (aunque no es un insta-love, ojo). He echado en falta más descripciones en cuanto a situaciones, sentimientos o, simplemente, más redacción (aunque tengo entendido que la autora ha mejorado un tanto la versión que he leído, incluyendo más de todo esto que menciono). La novela está cargada de diálogos que, no obstante, te ayudan a ir conociendo a los personajes.

De los secundarios destaco a James, John, Dwayne, Doreen (que su aparición es cortita pero intensa), y Caroline (la melliza de Hunter).


He conectado mucho con Kyla. Tiene ciertos miedos e inquietudes debido a su situación actual, y Hunter la ayudará a descubrir que es capaz de mucho más de lo que cree.

   -Supongo que la gente piensa que por el hecho de no caminar soy una persona incompleta, que soy estúpida e incapaz de hacer lo mismo que antes.
   -No creo que sea eso, tú no podrías parecer estúpida ni aunque lo intentaras. Yo diría que, más bien, es miedo a lo desconocido, a lo diferente. En ocasiones la gente no sabe cómo actuar para no herirte y, a veces, no se dan cuenta de que de manera insconciente lo están haciendo.
   -El motivo da igual, pero el hecho es que por desgracia cosas así suceden y me hacen sentir mal.
   -Por suerte no todo el mundo piensa de esa forma.
   -No, pero basta que haya un solo tiburón en todo el océano para que te de miedo a entrar en el agua.

La pluma de Scarlett es muy tierna. Como ya he dicho, hay una cantidad muy grande de diálogos, las situaciones pasaban muy rápido la mayoría del tiempo. Lo bueno es que esto hace que no se vuelva monótona la lectura. Me ha enganchado totalmente desde el minuto uno.

Solo le encuentro un "pero", y es el final. No me malinterpretéis, el final es genial, pero hay un detalle que no me ha convencido (aunque esto es más bien personal, no es culpa de la autora y ella lo sabe). Además, de cara a la última parte del libro Kyla hace algo que me ha enfadado a un nivel increíble, lo que ha hecho que quisiera estrangularla durante ese período (lo siento, Scarlett jaja). 

En conclusión, si os gusta el romance y la intriga La rueda del destino es vuestro libro. La novela no se hace pesada, es muy fácil de leer y es tremendamente entretenida.

¡Dadle una oportunidad!

Mil besos, cuquinos.

                  Posdata: si queréis conocer a la autora y a sus novelas, pinchad aquí.

Ailina Shebelle ♥

martes, 2 de mayo de 2017

Reseña: "Aquí empieza todo", de Jennifer Niven



Todo el mundo cree conocer a Libby, aunque nadie se ha parado a pensar cómo es ella realmente, más allá de su aspecto y de su peso. También todos creen conocer a Jack, ese muchacho encantador que oculta un profundo secreto. Cuando una cruel jugarreta los enfrenta, los dos van a descubrir que la soledad compartida es menos solitaria. Son dos adolescentes rotos: de corazón a corazón.



Prosopagnosia 1. f. Incapacidad para reconocer los rostros de las personas conocidas, por lo general causada por un daño cerebral. 2. f. Cuando todo el mundo es un desconocido.

Curioso, ¿verdad? Pues eso es lo que sufre Jack Masselin, un chaval aparentemente sin problemas, que todo el mundo conoce en el instituto. Lo malo es que él no conoce a nadie, ni siquiera a sus familiares, ni tan siquiera a su novia Caroline, (que, por cierto, está muy enfadada porque ha besado a su prima). Lo que no sabe es que él la confundió, porque bueno, como veis el problema no es precisamente pequeño. Y más cuando Jack lo lleva en absoluto secreto.

Libby Strout fue la Chica más Gorda de América. A los trece años tuvieron que sacarla de su casa en grúa, pues su peso era tan elevado que no había otra forma de llevarla al hospital. Pero no engordó porque sí, por gula, como quien dice. Libby perdió a su madre, y ha sufrido tanto desde entonces que la comida se convirtió en su refugio.

Libby lleva años en casa, pero ha bajado de peso. Al menos ya puede caminar, correr, o ir al instituto. O bailar. Porque adora bailar. Y ahora que va a volver a las clases, aunque siente miedo por ese desconocido mundo que giró y giró pese a que ella sigue estancada, desea entrar en las Damas, el grupo de animadoras del instituto, para explotar un potencial que sabe que lleva dentro.

En el instituto se topará con la crueldad adolescente. Su peso es el principal factor por el que chicos como Seth o Dave (amigos de Jack) decidan jugar a un estúpido juego llamado el Rodeo de las Gordas. Y en serio, prefiero dejar los detalles porque los chavales a veces pueden ser gilipollas y muy, muy crueles. El caso es que Jack, aunque es más listo que Seth y Dave, decide que tiene que mantener su estatus de tío guay con sus amigos (aunque, repito, no recuerda sus caras) y salta encima de Libby. Ella le da un puñetazo. Acaban castigados, y parece que entre ellos empieza todo a partir de ahí, pero en realidad empezó mucho antes.

Estoy contando todo en plan hiper mega light, pero es que este libro me ha dejado tocada. Para bien

No somos conscientes de lo bordes que pueden ser algunas personas, o de lo sensibles que son otras. El aspecto parece ser lo más importante para todos, y no nos damos cuenta de que el más guapo está tan expuesto al sufrimiento como el más feo, que la perfección no existe, y que lo que debería primar es ser AUTÉNTICO. Y creo que Jack y Libby lo son. Son tan auténticos que brillan. Ella, sobre todo.
 
Libby es tan valiente, y no lo digo en plan compasión, sino de verdad. Tiene carácter, fuerza, brilla con luz propia y no se rinde. Me ha gustado su forma de enfrentarse a las situaciones, incluso cuando cualquier otro se hubiera echado a llorar. Libby y su bikini morado quedarán en mi mente como un icono a la liberación interior, a la valentía total. Es la ama.

Jack está muy perdido, y no solo por el marrón de la prosopagnosia. El chico lo pasa verdaderamente mal. No imagino lo que es fingir normalidad cuando en realidad tienes que estar con todos tus sentidos a tope. Intenta parecer algo que no es. Su interior le grita por salir, por liberarse, pero no se atreve, no quiere fracasar. No quiere que se rían de él como lo hacen de otros. Por eso calla.

  -Es mejor cazar que ser cazado. Aunque te caces a ti mismo.

Cuando Jack conoce a Libby sabe que en ella hay algo especial. Lo sabe, porque cuando eres especial distingues lo increíble entre lo común. Es algo que llevas adherido en tu cuerpo, o en tu mente (vete tú a saber, locuras mías), pero el caso es que él conforme la va conociendo más ganas tiene de estar con ella y menos se acuerda de que ha sido la Chica más Gorda de América o de que la sacaron de su casa en grúa. Él no ve su obesidad actual. La ve a ella. Y creo que eso es precioso.

   -A veces la gente es estupenda, pero también puede ser horrible. Yo muchas veces soy horrible. Pero no completamente horrible. Tú, Libby Strout, eres estupenda.

La pluma de Jennifer Niven (autora de Violet & Finch) es asombrosa. He leído en alguna reseña que puede llegar a ser ñoña o cursi, pero no, para mí ha sido genial. Ha tratado los temas de Libby y Jack con mucha sensibilidad y cariño. Además, el tema de la ceguera facial es tan interesante que hasta me he metido en Google para conocer más sobre este problema. (DATO: no os voy a decir qué famoso sufre este trastorno porque quiero que leáis el libro).

Me encanta que los libros te enseñen cosas nuevas.

Los capítulos no están numerados, sino que empiezan con el nombre del narrador (una vez Libby, otra Jack). Son muy cortitos y muy rápidos de leer

La trama no está llena de grandes momentos de acción, pero tiene un algo que te atrapa. Creo que los personajes (todos, incluso los secundarios) son los que te hacen querer saber más, y eso es genial porque que un libro te atrape solo por sus personajes es increíble. 

Aunque a mí me ha atrapado por un todo absoluto.

Me besa donde estarían mis lágrimas si las dejara caer, y es la cosa más maravillosa que nadie que no sea mi madre me haya hecho jamás.

Este es el tipo de libro que te llega al corazón, no porque tenga una historia de amor adolescente preciosa (que la tiene, aunque no es el eje ni mucho menos), sino porque se habla de las personas, de sus problemas, de su forma de superar esos problemas, y de los prejuicios que tenemos a veces.

En conclusión, solo puedo pediros una cosa: leed el libro. En serio, hacedlo, porque la sinopsis puede resultar poco apetecible (aunque a mí me dejó con ganas de más y por eso lo leí), pero no lo prejuzguéis. 

Leed
el
libro.

¿Alguien lo ha leído? Contadme en los comentarios.

Ailina Shebelle ♥

lunes, 24 de abril de 2017

Reseña: "La luna en tus manos", de Rita Morrigan


UN AMOR PROHIBIDO Y UNA AVENTURA APASIONANTE ENTRE INGLATERRA Y LA CUBA DEL SIGLO XIX. La tranquila vida de María Lezcano se tambalea a los diecinueve años, al darse cuenta de que está profundamente enamorada de su hermano adoptivo, Eric Nash. Pero eso no está bien visto en la Inglaterra de 1870… Cuando el joven se da cuenta de que él también está enamorado de ella, decide abandonar el hogar familiar sin dar explicaciones antes de hacer daño a la familia que con tanta generosidad le acogió cuando era niño. Su partida destroza el corazón de María y de sus padres, que no acaban de comprender los motivos de su huida. Alejandro Montenegro tal vez sea la oportunidad que María estaba esperando, la opción definitiva que le permita olvidar a Eric. Sin embargo, no puede permanecer mucho tiempo a su lado, porque en su país, Cuba, estalla la revolución, justo después de haberle propuesto matrimonio. Y claro, María no es de las que se sientan a esperar: convence a su amiga Alice Green para partir hacia Cuba, una isla misteriosa y legendaria. Pero durante su viaje, se encontrará con quien menos esperaba…


Bueno cuquinos, termino la Serie Rohard con el corazoncito a punto de estallarme de tanto love. En serio, qué serie más bonita. Ha sido un soplo de aire fresco en todos los sentidos.

En esta ocasión conocemos la historia de Eric Nash, el pequeño que Diego Lezcano contrata para que vigile a Mary Luton (en Íntimo sendero de magia cuya reseña tenéis aquí), que posteriormente se convierte en su hijo adoptivo.

María Lezcano ha crecido rodeada de sus hermanos adoptivos, y eso incluye a Eric, pero ella nunca lo ha visto como tal. Conforme pasan los años María va teniendo más claro que sus sentimientos por Eric son más pasionales, nada que ver con el sentimiento fraternal que les tiene a los demás.

En la fiesta de su diecinueve cumpleaños, María le confesará su amor a su no-hermano, y a partir de ahí se crea el caos, pues Eric no se atreve a dejarse llevar por el amor que siente por ella. Tras una serie de acontecimientos decide marcharse para alejarse de ella e intentar olvidar lo que tiene en su corazón.

Lo que ninguno de los dos espera cuatro años después es encontrarse en un barco con destino a La Habana.

   -El destino se ha plantado frente a mí, me señala con el dedo y se ría a grandes carcajadas -replicó con sarcasmo.

Lo bueno de Rita Morrigan es que, aunque sepas el final de sus historias, siempre logra sorprender en el proceso. Sus novelas no me han dejado indiferente, como podéis ver, y estoy segura de que seguiré leyendo más libros suyos, porque su estilo sencillo, desenfadado y directo me encanta.

La luna en tus manos sigue la misma estructura que los anteriores libros: capítulos no muy largos, fáciles de leer y muy entretenidos. La narración en tercera persona tan bien llevada te hace entender a los personajes a cada paso, sin que tengas que tener la incertidumbre de qué estarán pensando.

María Lezcano es tan valiente y lanzada como su madre. No tiene miedo de sincerarse y abrir su corazón

Eric Nash me ha recordado a Diego Lezcano en muchos momentos, pues ambos demuestran ser cabezones como ellos solos, pero adorables al fin y al cabo. ¡Y qué fuerza de contención, oye!

Los hermanos adoptivos tienen poco protagonismo, sin embargo conocemos a nuevos personajes como Guill, Ally o Alejandro Montenegro (este último principal rival de Eric, aspirante a marido de María. Que el pobre es un sol, todo sea dicho).

Los secundarios Guill y Ally tienen un romance cortito pero intenso. Ese hombre sube la bilirrubina de cualquiera con sus actos y sus palabras, ¡madre mía! Me gusta que una de las escenas eróticas la protagonicen ellos, porque de verdad que leer su historia te saca mil sonrisas.

Y sí, niñitos, hay escenas eróticas (dos, en realidad), pero Rita las describe tan bonito que los que no estéis acostumbrados a este tipo de literatura ni siquiera os molestará. A mí, sin más, ME HAN ENCANTADO.

La trama se desarrolla en diferentes escenarios; tenemos la Inglaterra del siglo XIX, un barco llamado Audacious y Cuba. Todo ello en el contexro histórico del momento, con el conflicto bélico de España contra los revolucionarios cubanos. La autora no ahonda demasiado en este punto, simplemente es algo que sucede en el momento en que los protagonistas llegan a Cuba, pero es interesante posicionarse en el momento y ver qué estaba sucediendo.

Sus miradas se encontraron en un momento trascendental, un instante en el que ella notó que volvía a elevarse del suelo hasta un lugar en el que sus almas parecieron hablarse.
   -Voy a amarte -dijo la de él.
Para lo cual solo había una respuesta.
   -Ámame.

En conclusión, os animo a que leáis esta preciosa novela, así como las anteriores de la serie. Personajes bien definidos, historia muy entretenida, romántica sin ser pastelosa, y una contextualización de diez.

¿La habéis leído? ¡Contadme en los comentarios!

¡Besazos!

Ailina Shebelle ♥

miércoles, 19 de abril de 2017

Reseña: "La magia de ser Nosotros", de Elísabet Benavent



Sofía intenta seguir adelante... pero nada es lo mismo sin Héctor. Sofía siente que se traiciona cuando un nuevo futuro se cuela en su vida. Sofía enmudece al ver a Héctor en el Alejandría tras siete meses de silencio. Héctor ha vuelto con un perdón en los labios y un hilo rojo como aliado. Sofía y Héctor lucharán para volver a ser magia, pero ¿se puede mantener el amor sin renunciar a los sueños?


Hola mis cuquinos, ¿cómo os trata la vida?

He tardado varios días en leer esta novela, y he tenido un vaivén de sentimientos con ella. Tanto es así, que estoy escribiendo esto sin tener muy claro qué puntuación ponerle.

Aviso que si no habéis leído La magia de ser Sofía (cuya reseña tenéis aquí), en esta reseña podríais encontraros con spoilers, así que, si no queréis fastidiaros la historia NO LEÁIS MÁS jejeje.

<<La magia no repite con ingratos que la despreciaron>>

En la primera parte de la bilogía de Sofía, el final nos dejó a todos los que hemos leído el libro un regusto muy agridulce. Muchos nos enfadamos con Héctor, lo tachamos de egoísta y cobarde por dejar a Sofía con una triste nota (aunque se olía desde lejos la peste a huida que iba a tener, dadas las circunstancias).

Esta segunda parte no empieza mucho mejor. De hecho, he querido estampar a Héctor un par de tortazos en más de una ocasión porque qué queréis que os diga, pero Sofía pierde su magia (y con ella toda la que rodeaba el primer libro) y eso hace que durante buena parte de la novela todo sea DEMASIADO pesado y repetitivo. Pensé en dejarlo varias veces, porque es que Sofía ya no era Sofía... Ya no había momentazos, tan solo instantes tristes, bastante desoladores, en que los que hubo algo de luz gracias a alguna que otra caída de Abel y Mamen, o la historia secundaria de Oliver con la pelirroja Mireia (la cual he amado y por la que, confieso, seguí leyendo).

De mano de Héctor todo pinta tal cual. Está súper deprimido, el soldadito ni se le levanta por la cagada que sabe que ha hecho, y tan mal está que vuelve a cagarla. Tal cual os digo. "Eso" que ocurre y que no quiero decir para no spoilearos máximo, para mí hizo que mi visión de él se desmoronase más. No logré entenderlo, de verdad, pese a que se explica muy bien las razones, pero... no me convenció en absoluto. De hecho, su manera de proceder no sólo en "eso" sino en general, me chirría mucho si os soy sincera.

Por mal que me pese decirlo, porque en general la novela me ha gustado, creo que La magia de ser Sofía podría haber sido un libro único, un poco más largo, sin tanto vaivén entre los protagonistas y sin que ella perdiera hasta ese nivel su magia. Que sí, estamos de acuerdo en que el desamor te sobrepasa, dejas de ser para resurgir en otra cosa, o en otro yo más tú (locuras mías), pero bah, no sé, creo que ha sido too much lo que ha dado de sí con tal de escribir otro libro.

Para colmo de males, casi llegando a la recta final es Sofía la que se merece tres tortazos por cómo trata a Héctor. Porque sí cuquinos, Héctor se lo curra para recuperarla, porque tiene claro que es su "ella" y que no puede ser si no son ellos juntos, y ella pasa cierto mal momento y arrasa a tope con todo lo que la rodea, incluyéndolo a él. 

   -Te quiero -balbuceé-. Te quiero como se quiere en los cuentos, Sofía. Te quiero para siempre.

Los capítulos son normales en cuanto a longitud, a veces más largos, otras más cortos, con un pequeño título en cada uno de ellos y contados unos por ella (la gran mayoría), otros por él.

Estoy hablando MUY por encima de todo, pero me gustaría no entrar en detalles aunque intente haceros ver las cosas que no me han convencido y las que sí. Porque sí, hay cosas que me han encantado, por supuesto, como la pluma de Beta Coqueta, que sigue siendo eso, magia pura; los secundarios, sobre todo Oliver con su propio resurgir (mientras se muda una temporada con Sofía y el que también merece algún capón que otro, todo sea dicho), su cambio extremo y esa historia con la pelirroja del stand de Dolce & Gabbana; el Alejandría (que ya quisiera yo uno para mí) con sus cuadros, su madera, su música y su toque hogareño; el cambio de Héctor, o su forma de resarcirse de su tremendo error; y el final, con ese épilogo tan épico, cuqui y original del cual os diré poco, pero que si sóis fans de la autora os encantará (aunque yo solo he leído esta bilogía de Elísabet Benavent y me ha parecido genial, así que os gustará sí o sí).


En general ha sido una historia casi perfecta, con sus más y sus menos. En particular habría dejado todo escrito en un único libro para no resultar tan sumamente repetitiva (es mi opinión).

Dime la verdad... ¿es mediocre una vida normal? No lo es. Mediocre es hacer creer que otro vale menos solo para poder sentir que tú vales más.

Eso sí, leed la bilogía, porque en conclusión te das cuenta de que la vida es eso, magia, y que si eres lo suficientemente sensible serás capaz de verla.

Ay, cuquinos... decidme, ¿habéis leído el libro? ¡Contadme en los comentarios!

Ailina Shebelle ♥

lunes, 17 de abril de 2017

Reseña: "Querido señor Daniels", de Brittainy C. Cherry



Ashlyn Jennings es una estudiante modelo. Adora leer, especialmente las tragedias de Shakespeare, en las que busca respuestas a las dudas que la vida le plantea. Ahora, después de haber perdido a su hermana gemela y con su madre sumida en una depresión, se ve obligada a trasladarse e irse a vivir con su padre y su nueva familia a Wisconsin. Allí conoce por casualidad a Daniel Daniels, un hombre roto. Él ha sufrido dos grandes pérdidas en su vida y está tratando de superar el golpe, pero cuando conoce a Ashlyn hay algo que va más allá de las leyes de la química. Ambos quieren olvidar el dolor de sus vidas, hasta que un día se encuentran en la escuela, él como profesor y ella como alumna.


Hola cuquinos, ¿cómo estáis? Yo ando en marcha y sin parar, cosa buena, y más si hablamos de lecturas. 

Hoy os traigo la reseña de un libro que llevaba tiempo queriendo leer. 

Si conocéis la pluma de Brittainy C. Cherry sabréis que sus novelas son melódicas, profundas, con el toque dramático pululando en cada página

Este es el tercero que leo de esta fantástica mujer, y aunque no es el que más me ha gustado, tengo que deciros que Querido señor Daniels es mucho más que una historia de amor.

Ashlyn acaba de perder a su hermana gemela, su mejor amiga, la única que la entendía. Para colmo, su madre decide que debe irse con su padre (con quien no tiene relación). Aunque la idea no le gusta y la hiere, accede cargada de una simple maleta y una cajita con cartas de su hermana (las cuales debe abrir conforme cumpla una serie de acciones de una lista de "cosas por hacer" que su gemela ha confeccionado).

En el mismo tren que la lleva a su destino se encuentra Daniel, un muchacho (chicombre, como ella lo llama) con el que tiene una gran conexión en el mismo momento en que lo ve (tranquis, no es exactamente un instalove). Él también ha perdido a su padre, y años antes su madre fue asesinada por culpa de los trapicheos con drogas de su hermano pequeño, Jace, por lo que sabe muy bien lo que es perder a un ser querido.

A base de hacer alusiones a las obras de Shakespeare (autor que ambos protagonistas adoran), Ashlyn y Daniel sienten que han encontrado a un alma afín. Por fin pueden ser ellos mismos, las penas son más llevaderas mientras una noche se conocen mejor en el bar en el que él y su grupo, Romeo's Quest, tocan canciones inspiradas en las novelas de William Shakespeare.

Tócame cuando te hayas ido. Déjame cuando estés cerca. Ámame con mis pedazos rotos. 
Romeo's Quest

Pero cuál es la sorpresa de ambos cuando a la mañana siguiente Ashlyn va al instituto y se encuentra con que Daniel es su profesor de Literatura.

Menudo marrón, ¿no?

Ambos protagonistas me han encantado, pero es que eso es normal en las novelas de Cherry

Ashlyn es muy madura pese a sus diecinueve años. Se abre poco a poco al mundo de la mano de su difunta hermana gemela, la cual la anima a hacer ciertas cosas que por ella misma nunca haría. Me ha gustado "la manera en la que funcionaba su cerebro", tal y como Daniel Daniels le dice en cierta ocasión.

Daniel es... bueno, es puro amor. La muerte es una constante en su vida, y aun así es un chico con cabeza, sensible, pasional e increíble, capaz de hacer cualquier cosa por ella.

De entre los secundarios destaco a Gabby, la gemela de Ashlyn, que aunque no sale realmente es una presente importante, y a partir de las cartas puedes llegar a conocerla. También a los hijos de la esposa de Henry (el padre de las gemelas Ashlyn y Gabby), Hailey y Ryan

A Hailey le falta madurar un poco, pero es tan genial y dulce que no puedes evitar quererla. Ryan es absolutamente maravilloso, y estoy muy en contra de la historia de este personaje, porque DE VERDAD que le he cogido muchísimo cariño. 

<<Deja el pasado atrás para que el futuro pueda encontrarte>>

No he llorado porque soy bastante dura en ese sentido aunque no lo creáis, pero si fuera de lágrima fácil lo habría hecho, porque telita...

La historia, contada en parte por Ashlyn y en parte por Daniel, se divide en capítulos no muy largos, en cuyo comienzo de cada uno de ellos Brittainy C. Cherry nos deleita con alguna frase del grupo Romeo's Quest.

Ya os he comentado el drama que pulula en las historias de la autora. Creo que eso las hace especiales pero confieso que hay cierta parte que no me ha convencido y me ha parecido tremendamente injusta. Sin contar que el final, aunque muy bonito, se me ha antojado atropellado y demasiado edulcorado.

Pese a ello, la novela no tiene desperdicio.

Aclaro de nuevo que no es una simple historia de amor, sino que el tema de la superación de la muerte es una presente, un punto crucial y no solo en los protagonistas.

Unos aprenderán a seguir adelante y otros no.

De la edición no tengo mucho que decir, ya sabéis que mi economía da lo suficiente como para tener libros en edición digital, y este no ha sido una excepción. Pero bueno, al menos puedo decir que la portada es preciosa, ¿no os parece?

Los capítulos no se hacen pesados, todo lo contrario. Aunque sí que es verdad que Ashlyn tiene un poquito más de peso que Daniel.

En conclusión, Querido señor Daniels ha sido un viaje precioso, inolvidable y duro, el cual espero que os animéis a conocer.

Y vosotros, ¿la habéis leído? ¡¡Contadme!!

Besitos, cuquinos míos.

Ailina Shebelle ♥

lunes, 10 de abril de 2017

Reseña: "Íntimo sendero de magia", de Rita Morrigan



Mary Luton, hermana del conde de Rohard, debería ser una de las mujeres con más pretendientes de toda Inglaterra: es hermosa, inteligente y nada la detiene, ni siquiera su impedimento para caminar. Cuando su hermano parte de viaje de bodas, le solicita a Diego Lezcano, su socio y amigo, que vigile a la audaz Mary para que no se meta en problemas. Diego no tiene intenciones de cuidar a la temeraria mujer, pero termina aceptando a regañadientes. No quiere estar cerca de Mary. O, mejor dicho, quiere demasiado estar cerca de ella. Sin embargo, él, un hombre que no puede hablar de su pasado, sabe que no es el adecuado para Mary, por lo que prefiere mantener una tensa distancia. Las cosas se complican cuando Lord Davenport, conde de Hampshire, decide cortejar a lady Luton, porque cree que un casamiento con ella podrá sanear sus enmagrecidas finanzas. La madre de Mary lo alienta a que avance en el cortejo, convencida de que un casamiento noble es lo mejor para su hija. Incluso si lady Luton se empeña en rechazarlo porque no puede dejar de pensar en Lezcano. Incluso si debe llevarla lejos para forzar una boda. Deberá entonces Diego decidir si va a buscarla, si decide adentrarse en un sendero junto a Mary del que ambos no querrán salir. Después del éxito de Dulce camino espinoso, Rita Morrigan nos trae una vez más a la familia Rohard y a sus intrépidos integrantes.




Cómo ya sabéis, leí la primera parte de la serie Rohard hará unos días. La devoré en apenas unas horas, y por supuesto me quedé con unas ganas tremendas de saber qué pasaría con Mary y Diego Lezcano, la hermana y el socio de Robert Luton respectivamente (personaje principal de Dulce camino espinoso al que volvemos a ver junto con la mejor amiga de Mary, Sara). Pues bien, a eso vengo, a contaros LO MUCHÍSIMO que me ha gustado esta novela y lo apenada que estoy porque no sea más larga y me haya durado más.

En el anterior libro Mary Luton y Diego Lezcano ya tuvieron sus acercamientos, pero todos terminaban con él huyendo lejos de ella, pues los sentimientos son fuertes y Diego no quiere caer en la tentación de ir demasiado lejos con la hermana de su amigo. Pero desde que Robert se casara y se fuera de luna de miel, Diego ha tenido que encargarse de Mary, aunque sea desde lejos, dado que su socio le insistió en que lo hiciera. Por eso, Diego encomienda a Eric Nash, un niño de ocho años, que siga a la inquietante mujer que tantos dolores de cabeza le provoca, y gracias a eso vuelven a encontrarse tras varias semanas sin verse. Ellos piensan que pueden controlar la atracción, ¡pero qué equivocados están! Diego se pasa el tiempo preocupado por ella; Mary, pese a su discapacidad, es inquieta, no tiene miedo a nada, y está dispuesta a que él se le declare de una vez por todas, pues Diego es tozudo como él solo, las palabras no son su fuerte y los sentimientos son algo que prefiere tener bien guardados.

No es hasta que Lord Davenport, un joven apuesto y con fama de mujeriego (entre otras cosas no muy positivas) decide cortejar a Mary, pues su dote es de lo más suculenta dado su pésima situación monetaria.

   -¿Que si te amo, Diego Lezcano? -preguntó en forma retórica con una sonrisa de dicha creciendo en sus labios-. Es para matarte.

En este libro he podido enamorarme TOTALMENTE de Lezcano, admirar a Mary por su fortaleza e inteligencia, y ODIAR a Davenport y a la madre de Mary, Helen Luton, que menudo bicho es también, la muy tipeja.


Intimo sendero de magia me ha gustado mucho más que el anterior, pues  los que de verdad te tienen en vilo desde Dulce camino espinoso son Mary y Diego.

En este libro conocemos al pequeño Eric Nash, un niño de ocho añitos que os robará el corazón. De hecho, el siguiente de la saga está dedicado a él (ya de adulto, claro, cuyo título es La luna en tus manos) y otra señorita cuyo nombre no puedo decir para no hacer spoiler, pero que promete mucho, mucho, mucho.

Prendido en la mirada violeta de María y medio aturdido, Eric comprendió que las hadas debían existir porque algo acababa de hechizarlo para siempre. 

Rita Morrigan logra meternos en los sucesos de la época tan bien, que eres capaz de imaginarte los avances en la industria que se desarrollaron en el 1850. Además, sigo pensando que es muy atractiva la forma que tiene de presentarnos a sus personajes.

Mary y Diego sufren un gran cambio desde el principio, sin duda. Ella deja de ser tan autocompasiva e incluso manipuladora, y él (con mucho esfuerzo) se deja desnudar el alma por esa mujer que tanto ama desde que la conoció.

El libro se desarrolla a lo largo de unos capítulos cortos, fáciles de leer y narrados en tercera persona.
Se me ha hecho corto, corto, CORTÍSIMO. Me hubiera gustado que durase más (lloro desconsoladamente).

Sin duda, el punto principal  favorecedor es haber tenido una protagonista discapacitada por fin, y más en una novela con algún que otro momento erótico. No es muy común en la literatura. Las discapacidades de las que se suele escribir no son precisamente de personas en silla de ruedas y me encantaría que se hicieran más novelas con personajes de este tipo, pues es un grupo poco explotado y del cual pueden salir libros tan preciosos como este.

Sin más, no puedo dejar de recomendaros la novela, con la esperanza de que la disfrutéis tanto como yo.

¿Vosotros la habéis leído?

¡Mil besos, cuquinos!

Ailina Shebelle ♥