martes, 5 de septiembre de 2017

Reseña: "La locura de lord Ian Mackenzie", de Jennifer Ashley

 La locura de lord Ian Mackenzie | El escandaloso matrimonio de lady Isabella | Los pecados de lord Cameron | La esposa perfecta del duque | La seducción de Elliot MacBride | La rendición de Daniel Mackenzie

1881. Los cuatro hermanos Mackenzie son ricos, poderosos, peligrosos, excéntricos y… escoceses. Los escándalos y rumores que les envuelven, las habladurías sobre sus amantes y sus oscuros apetitos, tienen alborotado a todo el país. Cualquier dama sabe que si es vista con uno ellos perderá la reputación de inmediato.

El menor, lord Ian, es conocido como el Loco Mackenzie porque ha pasado gran parte de su vida recluido por su tiránico padre en un sanatorio mental. Sin embargo, eso no impide que sea un hombre fuerte y atractivo con una gran inclinación por las tazas de porcelana de la dinastía Ming y las mujeres hermosas.

Beth Ackerley es una joven viuda que acaba de heredar una gran fortuna tras una infancia desafortunada y un breve, pero feliz, matrimonio. Ahora, Beth ha decidido que no quiere más sobresaltos; sólo desea vivir en paz, viajar, ayudar a los desfavorecidos y recordar con cariño a su fallecido esposo.

Pero entonces, lord Ian Mackenzie irrumpe como un vendaval en su vida y decide que tiene que ser suya… 


Lord Ian Mackenzie está loco. O eso piensan. Supongo que ser ásperger en una época como el siglo diecinueve no ayudaba mucho... Es súmamente inteligente, y aunque no se le da nada bien el comportamiento social, tiene una pasión: las tazas. Es un friki, vaya. De hecho, todo comienza con una. 

El señor Lyndon Mather es tan guapo como materialista, y está dispuesto a obtener una buena suma del lord por la venta de una de sus tazas. Está tan obsesionado con las riquezas, los Mackenzie y las relaciones con la alta sociedad, que no para hasta presentarle a su prometida, Beth Ackerley

Ian no está muy seguro de advertir a la señor Ackerley sobre su prometido, pero una vez la conoce decide que es hora de actuar.

Los Mackenzie son famosos por todos los escándalos a los que están unidos, por lo que Beth no sabe si confiar en él. Además, está el inspector Fellows, que a su vez, no para de advertirla sobre el loco Mackenzie.

Lo sé. Me ha dado por leer libros románticos de época, pero es que uff... tienen una esencia de la cual carecen los actuales. 

Ian Mackenzie es el menor de los cuatro hermanos y un hombre metódico, inteligente. Es capaz de recordar cada palabra de una conversación, incluso de aquellas en las que parece estar en otro mundo. Sus años en el sanatorio fueron los peores de su vida, víctima de los típicos "tratamientos" que los médicos de la época utilizaban con los desdichados enfermos.

Me ha gustado su evolución. Es la primera vez que leo un libro cuyo protagonista es ásperger, y me ha parecido súmamente interesante. Sobre todo, porque la autora es muy hábil a la hora de ponerse en su lugar y deducir de qué forma actuaría. 

Ian nunca mira a los ojos de las personas, prefiere centrarse en otras partes del cuerpo como el pelo, las mejillas o, directamente, mirar a otra parte mientras habla con la persona en cuestión. Pese a ello, y pese a que está seguro de no poder amar, Beth será su puerta hacia el mundo, pues con ella podrá aprender a confiar y, lo más importante, a amar.

   -Te dije que no podría enamorarme -dijo él-. Pero tú ya lo has hecho.
A ella se le aceleró el corazón.
   -¿Lo he hecho?
   -De tu marido.
 Todo el mundo quería hablar de Thomas Ackerley.
   -Es cierto. Le amé muchísimo.
   -¿Cómo es esa sensación? -Sus palabras fueron un murmullo tan quedo que ella apenas pudo escucharlas-. Dime lo que se siente cuando se ama, Beth. Quiero entenderlo.

Resulta que el protagonista me ha enamorado. Pero eso ya es costumbre. Sabéis que los protagonistas masculinos suelen gustarme y llevarme de cabeza, y éste no se queda atrás. El loco Mackenzie os volverá locas, para qué decir más, porque detrás de todo lo que parece hay un hombre con ganas de entender el mundo y de ser partícipe de él.


Beth me ha caído muy bien, es perfecta para él. La pobre tiene un comienzo lleno de trompicones, porque después de heredar la fortuna de la señora Barrington, una anciana que la acogió cuando se quedó viuda, le llueven las ofertas matrimoniales. Al final, y alertada por Ian, romperá su compromiso, pero aunque desea pasar su vida tranquila, dedicada a ella misma, se verá obligada a estar cerca de él. ¿Pero quién no querría? 

Es súper curiosa, lo que le da juego al libro, porque gracias a ello iremos descubriendo la verdad sobre el caso de asesinato que el inspector Fellows tiene entre manos y en el que no duda en meter a los Mackenzie como culpables. 

Esto en particular le da el toque de misterio a la historia, en el que te encuentras haciendo conjeturas y pensando en quién es el verdadero culpable.

La forma de escribir de Jennifer Ashley (¿os dáis cuenta de que solo leo a mujeres? Os aseguro que no es premeditado) me ha encantado. Su talento para mantenerte pegada al libro con la incertidumbre de los asesinatos mezclado con el romance entre los protagonistas es innegable. Estoy deseando leer el resto de libros dedicados a los otros tres hermanos Mackenzie.

   -Lo recuerdo todo una y otra vez, como una melodía que no se interrumpe. -Beth le acarició la frente con suavidad, sus dedos duros bajo los de ella. Él la abrazó-. Cuando estás conmigo se detiene. Es como cuando sostengo una taza Ming; la toco, la acaricio y me olvido de todo. Nada importa. Contigo me ocurre lo mismo. Por eso te traje aquí, para que estés conmigo. Donde puedes conseguir que... todo... se interrumpa.

Los secundarios tienen un peso importante en la trama. Desde Curry, el ayudante de cámara de Ian, pasando por los hermanos Mackenzie, Hart, Cam y Mac, hasta Isabella (la mujer de Mac, cuyo matrimonio no se lleva especialmente bien y tengo muchísimas ganas de verlos juntos) y Katie, la ayudante de Beth. Incluso Fellows me ha caído en gracia. 

¿Lo que más me ha gustado del libro? El romance, las bromas de Beth, que tan raras le resultan a Ian, y el misterio.

En resumen, es un libro ágil, perfecto para esta época del año. Si te gusta el romance con toques eróticos y buenorros escoceses, mezclado con un poco de misterio e intriga, este es vuestro libro.

¡A mí, sin duda, me ha encantado!

¿Y vosotros, lo habéis leído?

¡Un beso, cuquinos!

Ailina Shebelle

10 comentarios:

  1. hola! en nuestros aladas visita llegamos a tu blog y nos enamora tu reseña, cuantas curiosas cosas; asperger y colecciona tazas! muy bello, gracias ailina, te compartimos y dejamos un enorme besotebuho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      Ian ha sido uno de esos personajes masculinos que merecen ser recordados, porque es precioso (por dentro y por fuera).
      Gracias por comentar, ¡un besazo!

      Eliminar
  2. ¡Hola! No suelo leer libros de época, pero este me ha llamado la atención por lo que cuentas. De momento no lo voy a leer porque prefiero leer otras cosas, pero quién sabe, a lo mejor le doy una oportunidad. Me alegro de que te haya gustado :)
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      Yo tampoco era de leer libros de época, pero créeme que esta novela para mí fue casi perfecta.
      Dale una oportunidad porque es de esos libros que no te arrepientes de leer.
      ¡Mil besazos!

      Eliminar
  3. Son libros que no descarto en absoluto pero tampoco me llaman tanto como para leerlos por el momento. Un besote :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola guapa!
      Bueno, en otra ocasión será :) aunque este libro es genial.
      Mil besos.

      Eliminar
  4. Holaaaa
    Bueno, me gustan este tipo de novelas y me ha llamado la atención el personaje de Ian....lo leeré :P
    Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola perla.
      Ay, Ian me enamoró totalmente, de verdad. Incluso con lo peculiar que es.
      Espero que lo disfrutes.
      Mil besos.

      Eliminar
  5. Este sin duda es mi libro, porque tiene todo lo que has dicho.
    Lo tengo en pendientes desde hace mucho, a ver si encuentro el hueco y me hago con él pronto, que a mi las tierras escocesas me pierden.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      Bienvenida :)
      A mí me pasa como a ti, escucho Escocia o escocés y soy como un perrito al que le dicen "paseo" jajajaja.
      ¡Un besazo!

      Eliminar

¡Gracias por comentar! No te preocupes, ¡pasaré por tu blog a saludarte! :)