lunes, 9 de mayo de 2016

Reseña: "Amante Despierto", de J. R. Ward



 Antiguo esclavo de sangre, el vampiro Zsadist todavía lleva las cicatrices de un pasado lleno de sufrimiento y humillación. Conocido por su innegable furia y su siniestro carácter, es un salvaje temido tanto por humanos como por vampiros. La rabia es su única compañía, y el terror su única pasión, hasta que rescata a la hermosa aristócrata de la diabólica sociedad de restrictotes.
Bella se siente irremediablemente atraída por el increíble poder que Zsadist posee. Pero incluso mientras su mutuo deseo empieza a apoderarse de ambos, la sed de venganza de Zsadist contra los secuestradores de Bella le lleva a la locura. Ahora Bella debe ayudarle a superar las heridas de su tortuoso pasado, y encontrar un futuro con ella...

Como me pasa con Rhage, Zsadist tiene una historia que me atrapa cada vez que la leo. Porque sí, la he leído unas cuantas veces. Y es que, como dice mi novio, cada año caigo rendida a esta saga y me cuesta mucho salir de ella.
Zsadist no solo es un antiguo esclavo de sangre. Cuando era un bebé fue raptado y vendido, y cuando sufrió la transición (momento en que los vampiros machos pasan a ser adultos), su Ama empezó a utilizarlo para algo más que alimentarse. Su calvario duró mucho tiempo hasta que su gemelo, Phury, logró rescatarlo.

Bella fue raptada por uno de los restrictores, y algo le dice que su confinamiento va para largo. Está segura de que la dan por muerta, pero pensar en Zsadist le da esperanzas. 

Zsadist no parará hasta encontrarla. Pese a su hostilidad y su carácter arisco, está empeñado en recuperar a Bella, aunque eso no tenga sentido para él, pues la última vez que se vieron no fue nada agradable.

La historia de esta pareja es dura, su trasfondo es complicado, pues ambos, cada uno por su lado, tendrán que aprender a superar sus miedos. Y el guerrero es el que tiene las cicatrices más profundas.

Lo que más me gusta de esta novela es la lenta pero increíble transformación de Zsadist. Le costará mucho sentirse medianamente digno de Bella, su pasado lo persigue allá donde va, pero sabe que ella es la clave para superarse. Ella, al fin y al cabo, le hace ser mejor persona.

Cuando recitó la última estrofa de la plegariam Zsadist dijo:
   -Hasta que tú me encontraste, estaba muerto aunque respiraba. Estaba ciego, aunque podía ver. Y luego tú llegaste... y desperté.

La trama intercala con John Matthew y su vida con Thor y Wellsie, así como la dolorosa situación de Phury al ser consciente de que jamás podrá estar con la única mujer que le hace replantearse su celibato: Bella.

Me quedo con unas ganas inmensas de releer la historia de Phury ("Amante Consagrado"), pero lo tengo pendiente para muy proximamente, porque esta saga es adictiva para mí.

Como siempre, J. R. Ward  me sube a su espiral de emociones, en la cual disfruto a más no poder. Y pese a que esta novela es de las más duras y más fuertes, creo que ha tratado "el despertar" de Zsadist con la calidad a la que nos tiene acostumbrados.

Por supuesto, al ser una novela erótica, el sexo es algo que está presente, pero como ya he dicho, la escritora mete las escenas cuando debe, ni antes ni después, dándole a Zsadist el tiempo que precisa para poder ser lo que es en realidad.

Os animo, cuquinos míos, a que despertéis con este guerrero, porque aunque quiera aparentar hostilidad es todo amor.

Ailina Shebelle ♥

4 comentarios:

  1. hola! que lectura y que guerrero... habra que leer para saber mas, nos gusta mucho tu blog y tus reseñas, son geniales. besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!

      Es un libro fantástico.
      Muchas gracias, espero veros por aquí a menudo.
      ¡Nos leemos!

      Eliminar
  2. hola! dejemos al guerrero de lado que me olvide que te iba a contestar, somos de seamos seguidores y tu me comentas y yo te comento. y lo hacemos!!!! es lindo encontrar seguidores entre otros blogs. besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Claro!

      Os sigo de vuelta, ¡muchas gracias! :)

      Eliminar

¡Gracias por comentar! No te preocupes, ¡pasaré por tu blog a saludarte! :)